Desarrollo

Saber enfocar el esfuerzo

Laycos ha crecido rápidamente desde sus comienzos en 2012. Las necesidades de los primeros usuarios y la confianza que depositaron para que Laycos las cubriera, nos llevó a desarrollarlo a un ritmo vertiginoso. Este crecimiento ha sido posible gracias a un enfoque claro, hilado a una idea concisa de hacia dónde queríamos evolucionar:

Convertirnos en la principal herramienta de trabajo de nuestros usuarios

Para cumplir nuestro propósito hemos seguido una serie de directrices:

La funcionalidad principal, lo que define al producto


Ser conscientes de cuál es nuestro valor principal. La funcionalidad que nos representa es un punto de partida muy importante. Definir y mantenerla clara y demostrar su eficacia a lo largo de todo el proceso es crucial y determinante.

Laycos es una herramienta de comunicación y organización de la información, tanto de aquella que estábamos acostumbrados a almacenar y administrar, como de esa otra información que se generaba como fruto del trabajo diario y que era más difícil de registrar.

El sistema de redes y grupos, que permite gestionar el acceso correcto a la información, a las personas que necesitan de ésta, es nuestro eje central. Es un pilar inquebrantable, que ha demostrado ser muy eficaz para los usuarios de Laycos.

La robustez del producto


Los cimientos de cualquier proyecto han de ser sólidos y estables, de ellos depende el buen desarrollo de toda la infraestructura.


En Laycos nos hemos apoyado en tecnologías de vanguardia apoyadas por la comunidad internacional, para desarrollar nuestra herramienta.

Contamos con nuestra propia librería de desarrollo, diseñada íntegramente por nuestro equipo, y a la medida de nuestras necesidades.

La dirección del enfoque


Enfocar el desarrollo hacia las necesidades de los usuarios, así como atender aquellos puntos que mejoran el uso de la herramienta, es una práctica habitual para acertar en la dirección del esfuerzo.


No desvirtuar las necesidades de nuestro producto puede convertirse en una ardua tarea que requiere de atención. En Laycos ponemos mucho empeño en descubrir qué aspectos son los que requieren más prioridad para los usuarios. Nuestro equipo estudia minuciosamente las corrientes de uso para ofrecer las mejores ventajas.

Innovar para enriquecer


Innovar es una de las tareas más arriesgadas en un proyecto.

Encontrar las nuevas necesidades antes de que éstas surjan se propone como un reto realmente interesante. La aceptación, el coste de aprendizaje, etc. son algunas de las barreras que existen siempre que surgen nuevas características o cambios en el funcionamiento.

Sortear estos inconvenientes es una capacidad que casi hemos convertido en arte en Laycos, para ofrecer las mejoras en primicia. Por eso, afirmamos cada día, como si de una mantra se tratase:

Si no está en Laycos... es porque no existe

Author image

Sobre Jose Carlos Cabrera Diepa

Entusiasta y programador de Laycos
  • Las Palmas de Gran Canaria