Teletrabajo

Desterrando mitos sobre el teletrabajo

Ya sabemos que la modalidad de teletrabajo ha sido una de las menos recurridas en nuestro país antes de la crisis sanitaria, que ha dejado varias lecciones para la posteridad.

De hecho no existe ley específica que regule el teletrabajo (aún), sí unas cuantas alusiones acerca de la igualdad de derechos y obligaciones de los empleados que trabajen en este formato.

También sabemos que ha sido como un bote salvavidas al que muchos se han agarrado. ¡Y ha funcionado!

Ha sido ahora, con motivo de esta macroprueba obligatoria, que nos hemos dado cuenta de que, como alternativa, en muchos circunstancias, no está tan mal.

Pero, áun así seguimos reticentes a normalizar esta modalidad, ¿por qué?


Mitos sobre el Teletrabajo


1. No te quitas el pijama


mitos-del-teletrabajo


Regla número 1. Hay que quitarse el pijama y si es posible, que sí va a ser posible, las pantuflas también.

Si no eres de los que lee algunos artículos previamente a probar algo nuevo (este sería uno de los primeros consejos que te darían). Si usas pijama, notarás que estás incómodo o te sentirás raro vestido día y noche igual, apático, sin motivación... todo esto por no quitarte el pijama y vestir medio normal.

Con la primera vídeo conferencia, verás como te lo quitas.


2. Se trabajan más horas


mitos-del-teletrabajo-2


El horario laboral es el mismo. Cierto que hay cierta flexibilidad si trabajas desde casa o una cafetería. Pero es cada uno el que debe regular su propio tiempo. Si nos distraemos con otras cosas, es normal que se alargue la jornada.

Por ejemplo. Si tu hora de comienzo habitual era a las 8, pero comienzas a las 10.30 de la mañana, es lógico que entre las paradas para comer y las interrupciones (laborales o personales) y ese poquito que ya te quedabas en la oficina para terminar algo concreto, termines más allá de las 7 de la tarde. Día tras día, esto afecta.

Hay que llevar los horarios a rajatabla si es posible. Marcarse una rutina. Extrapolar la que llevabas en la oficina. No es posible reproducir la rutina exactamente igual, pero si trabajas más horas, platéate a qué se debe realmente.


3. Somos multitarea por estar en casa


mitos-del-teletrabajo-3


No, si trabajas tu tiempo en bloques y en medio de bloques, no tienes la tentación de meter actividades que corresponden a otro bloque de tiempo.

Ejemplo: Si la primera parte de tu jornada debe transcurrir de 9 de la mañana a 1 de la tarde, no caigas en la tentación de poner una lavadora durante ese tiempo. Acabará dentro de tu bloque destinado al trabajo y querrás ponerla en la secadora o tenderla... ¿ves el boicot que podemos hacernos?


4. Baja la productividad


mitos-del-teletrabajo-4


El teletrabajo no se produce en las mismas circuntancias para todos. Pero se ha demostrado que no solo no baja, sino que aumenta y ser responsables es la premisa principal para que ocurra.


6. Realmente no se concilia


mitos-del-teletrabajo-5


Aparte de las circunstancias que han marcado nuestras vidas en 2020, si se opta por la modalidad de teletrabajo, en muchos casos, es por motivos de conciliación: llevar y traer a los niños del colegio, ocuparnos de ellos en sus primeros años, llevar al abuelo a su revisión, no desplazarnos 60 kms. todos los días para ir al trabajo... vuelvo a la importancia de trabajar en bloques y flexibilizar la jornada para adaptarla a esos momentos donde sí es posible trabajar.


7. Se pierde contacto social, que es necesario


mitos-del-teletrabajo-6


Se pierte sólo si te decides aislar y no mantener el contacto con los compañeros por teléfono, chat o vídeo llamadas.

En la era digital, quien pierde el contacto es porque quiere, ya que en entornos laborales el feedback y el trabajo en equipo son el pan de cada día y, ¿algo tendremos que hablar con los compañeros? Si aún así, tu cabeza dice "pues no", aquí hay un problema, en serio.

Por otro lado, desde las áreas de recursos humanos de las empresas, han promovido que fluyera la información empleado-equipo-empresa. Por ejemplo, solicitando informes de tareas diarios o semanales. Esto motiva a ponerse las pilas, si es que estaban a medio gas.


8. Requiere de medidas tecnológicas complicadas, caras o poco seguras


Esto ya se cae por su propio peso.

Existen tal cantidad de aplicaciones online para poder teletrabajar que lo difícil es elegir una o más bien varias, porque hará falta un chat, correo, vídeoconferencia, gestor de tareas, documentos colaborativos...

En cuanto a la seguridad, ya es algo que debe ser el responsable de ciberseguridad de cada empresa el que las autorice a usar, o no.

En nuestro caso, con Laycos en la empresa hemos podido teletrabajar de la noche a la mañana sin grandes despliegues, porque todo lo que necesitamos para trabajar ya estaba en Laycos.

Así como también todas las empresas clientes. Éstas, aparte de consolidar los beneficios de los que ya disfrutaban usando Laycos: centralización de la comunicación o agilidad en el trabajo en equipo, han redescubierto que también les ha permitido teletrabajar con seguridad desde sus casas, simplemente con un ordenador y acceso a internet.

Comparto el último vídeo que hemos hecho, que forma parte de la lista de reproducción Descubre Laycos, a la que añadimos mensualmente varios vídeos explicativos.



¿Qué más mitos sobre el teletrabajo existen? Envíamelos y los destierro 😄

Author image

Sobre Guayarmina Peña

Director​a de Marketing y Comunicación Digital en MHP Servicios de Control y Laycos Network
  • España